Friday, January 23, 2009

Parshas Va'eyra

Rabbi Yissocher Frand

Rabbi Frand on Parshas Va'eyra

These divrei Torah were adapted from the hashkafa portion of Rabbi Yissocher Frand's Commuter Chavrusah Tapes on the weekly portion: Tape # 621, Kosher Cheese Continued – Cottage Cheese and Butter. Good Shabbos!
Listen To Your Messages

The plague of Hail is foretold in this week's parsha with the following words: "Behold at this time tomorrow I shall rain a very heavy hail, such as there has never been in Egypt, from the day it was founded until now. And now, send forth; gather in your livestock and everything you have in the field. All the people and animals that are found in the field and will not be gathered into the house – the hail shall descend upon them and they shall die." [Shmos 9:18-19]

The Torah testifies in the very next two pasukim [verses]: "Whoever among the servants of Pharaoh feared the word of Hashem made his servants and his livestock flee to the houses. And whoever did not take the word of G-d to heart – he left his servants and livestock in the field."

In the Medrash, Chazal state that the expression "whoever feared the word of Hashem" refers to Iyov and the expression "whoever did not take the word of G-d to heart" refers to Bilaam (both of whom -- we learn elsewhere -- were advisors to Pharaoh).

We previously mentioned that the pasuk "and whoever did not take the word of G-d to heart..." provides a fundamental insight into the personality of Bilaam. Hail was already the seventh plague. By this time, one would have to be very obtuse in order to not understand that Hashem means what He says. If Moshe Rabbeinu threatened a catastrophic hailstorm that would kill all animals and livestock left out in the open, one could bank on that storm coming. After six previous plagues, how could anyone, at this point, doubt that what Moshe predicted was certain to occur?

The answer lies in the words "did not take the word of G-d to heart". There is a capacity among humans to be totally immune to stimuli. People can totally shut themselves out from messages that are constantly occurring. A person has the ability to be so insensitive to obvious facts that if someone banged him over the head with a baseball bat, he still would not get it! He simply does not take the words of G-d to heart.

If Bilaam is the personification of this type of individual who just does not get it no matter what he sees, Moshe Rabbeinu is at the opposite end of the spectrum.

The Rosh Yeshiva, Rav Yakov Weinberg, zt"l, once noted the following: From Parshas Shmos through Parshas Zos HaBracha (which is the bulk of Chumash), the Torah's main narrative centers around the personality of Moshe Rabbeinu. With the exception of Parshas Tezaveh (as is discussed by the commentators) Moshe's name appears prominently in each of the parshios of the last 4 books of Torah. However, there are very scant details in the pasukim of the Torah that introduce this central figure in our religion. In fact, we are told very few details of the first 80 years of his life! Therefore, said Rav Weinberg, every time the Torah DOES tell us some detail about Moshe's life and about how he became who he was, the detail must be significant.

One of the first times the Torah mentions anything about Moshe is at the Burning Bush. After describing the phenomenon of the thorn bush which was burning without being consumed, the Torah states: "And Moshe said: "Let me go and investigate this great sight – why will the bush not be burned?" [Shmos 3:3]. Rav Weinberg said that we see from this incident that part of what made Moshe Rabbeinu the great person who he was, was his sensitivity to stimuli that are constantly occurring. Moshe Rabbeinu stands in stark contradistinction to Bilaam. Moshe was always seeking out messages from G-d. Whenever a noteworthy event took place, Moshe was certain to investigate, analyze and see what meaning and interpretation he could draw from that event.

The Chofetz Chaim once pointed out something unique about Parshas Balak, which is really the story of the wicked Bilaam. There is not a single "break point" (indicated by a Samech ["closed break"] or a Pay ["open break"]) in the entire narrative from the time Balak invites Bilaam until the time Bilaam leaves and returns home. Uncharacteristically, approximately four consecutive columns of Torah script do not contain a single "break" in the flow of the text.

The Chofetz Chaim explained that the "Samechs" and "Pays" in the Torah mark the places where Moshe was given time to reflect when the Torah was transmitted to him on Har Sinai. Moshe needed time between sections to reflect and introspect, to pause and digest the material just covered. Moshe Rabbeinu – the personification of "let me investigate what this (burning bush) is telling me – needs pauses in the text. Bilaam, who is so obtuse that he is characterized by the expression "the one who does not take to heart" (in connection with the plague of Hail), Bilaam who is so insensitive to Divine messages that he can have his donkey talk to him and still not react to it, does not need pauses in the text. Regardless of whether pauses were present or not, Bilaam would run right through them without pausing to reflect and introspect.

This is what the Torah is trying to teach us here. A person must be open to stimuli. He has to listen to his messages.

A woman recently wrote a nice letter to me in response to my book ("Listen to Your Messages"; Mesorah 1999):

"This year, the week after Succos, I was in Newark airport to see our son and his family off to Eretz Yisrael where they live. We have a daughter that was in need of a shidduch. Standing ahead of our son, waiting for security clearance stood a young man with his father. A few people had proposed this young man as a possible match for our daughter. Somehow, however, it was always felt that it was not a good match and promptly disregarded. For some reason the security setup at the El Al counter in Newark Airport that day was different than I had ever seen it there, either before or after. I was standing in position to observe this young man and since security was exceptionally slow, I observed him for quite some time. I began to think of your book and its title and maybe this was a message to listen to. The rest is history. We called one of the shadchanim who gave us the details. Everything sounded wonderful. It did not take long for the shidduch to take off, for the couple to get engaged, and for the wedding to take place."

I don't mean to say this as a plug for my book, but there certainly is a concept that a person must be open to what is happening around him. Like everything else in life, it can be overdone. If the checkout bagger at a local supermarket compliments one on his tie, he should not necessarily waste a lot of time trying to figure out what that means. It probably means nothing more than that he has a nice tie on.

On the other hand, one cannot be obtuse. One does not want to find himself in the category of the person "who does not give heart to the word of Hashem." One who – when the occasion warrants it – will seek to determine what Hashem is telling him, will be following in the footsteps of our great teacher Moshe, about whom it is written "let me go and investigate the meaning of this great wonder I am seeing."

This write-up was adapted from the hashkafa portion of Rabbi Yissocher Frand's Commuter Chavrusah Torah Tape series on the weekly Torah portion. The complete list of halachic topics covered in this series for Parshas Va'eyra are provided below:

Tape # 039 - Shabbos Emergency: Who Do We Call?
Tape # 082 - Astrology: Is It For Us?
Tape # 130 - The Issur of Entering a Church
Tape # 177 - Magic Shows: More Than Meets the Eye
Tape # 223 - Learning in Kollel: Is It Always Permitted?
Tape # 267 - Do Secular Names of G-d Have Kedusha?
Tape # 313 - Converting a Church Into a Shul
Tape # 357 - Birchas Hamotzi
Tape # 401 - Kadima B'brachos -- Hierarchy of Brochos
Tape # 445 - Shoveling Snow on Shabbos
Tape # 489 - Denying Jewishness
Tape # 533 - Shin Shel Tefillin & Ohr Echad
Tape # 577 – Davening For Non-Jews
Tape # 621 – Kosher Cheese Continued – Cottage Cheese and Butter
Tape # 665 – Checking Out Families for Shidduchim
Tape # 709 – Kavod Malchus & Secular Kings
Tape # 753 – Making Hamotzei – Not As Simple As It Seems
Tape # 797 – Sheva Brachos at the Seder
Tape # 841 – Serving McDonalds To Your Non-Jewish Employees
Tape # 885 - Va’eyra -- Davening Out Loud - A Good Idea?

Revelation of the Divine

Parshas Vaera

Rabbi Pinchas Winston

God told Moshe, “I am Y-H-V-H. I appeared to Avraham, to Yitzchak, and to Ya’akov, by the name of E-l Shadd-ai, but by My name, Y-H-V-H, I was not known to them.” (Shemos 2:1)

Many people have pondered the all-profound question of, “What’s life about?” For the most part, life is distracting enough that people do not even have to ask the question, let alone answer it. However, once in a while, in a somewhat rare philosophical moment, the question does get asked by many people, and in an even rarer philosophical moment, it gets answered.

Answered, yes, correctly, unlikely.

Well, at least very watered down, but that is not their fault. Rather, it is the result of the Jewish people not having enough clarity themselves about the reason for Creation, and therefore, not getting the message out to the rest of the world, to each person on the level of understanding he can comprehend. We are the light unto nations, and it is this light, in particular, that we are supposed to emanate, and with which we illuminate.

It is, in two words, Gilui HaShechinah—the revelation of the Divine Presence, as this week’s parsha indicates. The Divine Names, to which this week’s parsha refers, are ways to measure the level of intensity of the revelation, which, ideally, is supposed to become increasingly brilliant with each successive generation. The unfolding of history, ideally, should be the uncovering of the Divine Presence that inhabits and enlivens every single aspect of Creation.

That was really the entire exercise of the 10 Plagues. As God had told Moshe Rabbeinu in Parashas Shemos, Pharaoh was not going to be moved to free the Jewish people until the 10th Plague, that of the death of the first born. If so, then why go through all the previous nine? What were they meant to accomplish, besides act as the build up to the 10th plague itself?

The answer is, that each subsequent plague was a turn of the valve, soto- speak, that allowed more of the light of God to enter the world, and hence, a greater revelation of the Divine Presence. As the Leshem explains, by the time the 10th plague came, the revelation of God was so strong that, had the Jewish people stayed any longer, it would have destroyed all of evil for good (Sha’arei Leshem, p. 408). At that stage, freedom was an automatic reality.

As we see from the journey in the desert, though a slave may dream of freedom, he can’t always live it after having been enslaved for so many years. The oppression wears him down, until he can’t help but look at the world in terms of his work, and the powers-that-be in terms of those who oppress him. He becomes blind to the reality of God.

The switch back is not an overnight process. Thus, when it came to the Akeidah, God requested, in stages, that Avraham perform the test (Rashi, Bereishis 22:1). The shock of asking Avraham all at one time, to sacrifice Yitzchak, would have made Avraham Avinu jump to a yes answer immediately, without having worked through the issue, not much of a test. The gilui— revelation—had to happen at a pace that Avraham could adjust to, so that he could maintain his senses in the face of such a level of revelation.

On the other hand, the Midrash teaches, when God spoke to the Jewish people who stood at the base of Mt. Sinai, the revelation was so overpowering, the nation died as a result. God then revived them with a special dew used for resurrecting the dead, but after hearing the second commandment from God Himself, they died again, only to be revived once more. At that point, they appointed Moshe Rabbeinu to speak on their behalf and to receive the rest of the Torah for them.

It is the same with entering the realm of Pardes—Pshat, Remez, Drush, and Sod. Each level of Torah is a higher revelation of God, and should a person delve deeper into Torah than he is ready to, it can damage him, either killing him, as happened to Ben Azzai, or causing the person to lose his sanity, as in the case of Ben Zoma, or, making him into a heretic, as in the case of Elisha ben Abuya (Chagigah 14b).

Where there is kedushah, there is revelation, and where there is revelation, there is kedushah. To be exposed to either is to be impacted by it, and if the vessel is not prepared to receive such exposure, the results can be very damaging. Just as some materials must be treated before being exposed to extreme heat, the body must be treated before it can be exposed to high levels of holiness and revelation.

Hence, all the preparation that the Kohen Gadol went through in advance of his entry into the Holy of Holies on Yom Kippur. He remained holy all the time, all year round. However, on Yom Kippur, by going into the Holy of Holies, the additional level of revelation could kill him, and did, at least those who became Kohen Gadol through less worthy means. Not being true high priests, they could not go through the proper preparation, and therefore, their bodies could not handle the exposure to such an intense level of holiness.

This was not only true of the Kohen Gadol on Yom Kippur, but for all of us as well since then. As we know, all year round, when saying the Shema, we say the second verse silently to ourselves, because, as tradition teaches, it really belongs to the angels, and should they hear it, well, who knows what they’ll do to us!

However, on Yom Kippur, we bravely and lovingly shout out the verse without fear of any Heavenly repercussions. For, we are told, due to our preparations, fasting, and prayer, we become like angels for the day, and earn the right to say that which belongs to the angels. When the real angels hear us call out their line, and they look down to see who is saying it, they are satisfied with what they see, and we can continue on with the rest of our holy activities for the day.

However, what is really going on is that, as a result of all the Yom Kippur laws and traditions, we become spiritually refined. Kabbalistically, this is one of the reasons why the Kohen Gadol took the regular incense mixture from the rest of the year, and ground it up extra fine for Yom Kippur. It symbolized the refinement of the judgment, because we ourselves became more refined.

It is not our soul that requires refinement, for it is Divine light already. Rather, it is our body that is refined, and by becoming a better vessel for the Divine light that is within it, it becomes a better vessel to receive the Divine light that is outside of it, that is, for Divine revelation. And, if a person keeps moving down this path, then eventually, he will reach the level of prophecy:

Rabbi Pinchas Ben Yair said: Diligence leads to cleanliness, cleanliness leads to purity, and purity leads to separateness, and separateness leads to holiness, and holiness leads to humility, and humility leads to dread of sin, and dread of sin leads to piety, and piety leads to the Holy Spirit … (Sotah 49b)

Hence, when the revelations/plagues began, they did so with the Plague of Blood, which in Hebrew is spelled: Dalet-Mem. These two letters are the final two letters of the word “adam,” the Hebrew word for “man,” because the physical source of man’s life is the blood running through his veins and arteries. Therefore, blood represents the physical component of man, which can be no different than that of the animals around him.

That leaves the letter Aleph, which stands for God, because it is comprised of two Yuds and a Vav, the gematria of which of 26, that of God’s holy four-letter Name. It also represents the number one, and since God is one, it alludes to His Presence in Creation, and within man, that is, his holy soul.

Since, we are told, the Jewish people, while being spiritually submerged in Egyptian exile, descended to the 49th level of spiritual impurity, they had all but obliterated the Aleph part of their being. Therefore, each subsequent plague, from the first one, which was the Plague of Blood, to tell them what they had become, until the eighth one, which was the Plague of Locusts, was to resuscitate the Aleph, and restore it, giving those who were affected the status of an adam.

The ninth plague, the Plague of Darkness, was to remove those who would not let themselves be impacted, because they wanted to stay behind in Egypt. Eight plagues, apparently, as the number itself indicates, should have been enough to elevate the Jewish people out of the mundane reality of hester panim, to the revealed reality of a true adam, the gematria of which is equal to 45, the same as the word geulah, which means “redemption.”

For, this is the true path to redemption. Redemption is a light, it is a revelation of God in the world, and for those who can withstand, it is elevating and redeeming. For those who are not able to receive the light of redemption, it can damage them (Nedarim 8b). Therefore, all that happens in advance of a redemption is to warn us of its impending arrival, to increase our ability to be exposed to such a high level of Divine light.

It accounts for what has been occurring down in Gaza for the last few weeks. The Israeli leadership may not be impressed, but the Israeli casualties have been far less than was projected before the war, and this is impressing many of the soldiers, and some of the media. The words “miracles” and “wonders” re being used quite frequently, thank God.

But something else is happening. The religious world has become more unified amongst itself, and with many of the secular soldiers, many of whom have asked for tzitzis, and have put on tefillin before going to the front. As the expression goes, there are no atheists in a foxhole, and even less so when the foxhole belongs to the Jewish people.

Not everyone may understand what it is that they are feeling, or they may simply assume that it is just the fear of harm, or worse, that is driving them towards mitzvos. However, to those who understand how God runs His world, all of it is because of the increasing spiritual light that is being allowed to enter Creation, as it makes the final turn into the direction of the Final Redemption.

Thursday, January 22, 2009

FM Livni summarizes her meeting in Brussels with EU foreign ministers

21 January 2009

Communicated by Foreign Minister's Bureau


"A few weeks ago, Israel began a military operation, after eight years of incessant attacks on its civilian population. Our purpose was to change the equation, the situation in which terrorists fired on Israeli citizens and Israel demonstrated restraint.


We achieved our objectives, and now we have to examine what is happening in the field. The issue is not only shooting. Hamas exploited the last period of calm in order to rearm and to increase the range of the weapons pointed at our citizens. Hamas armament and smuggling poses a threat to Israel that we are not prepared to accept. The international community - starting with the United States and now including Europe - understands that the need to confront this threat is common to us all.


The smuggling must be stopped. We have agreed today to work together to stop the smuggling from Iran to the Gaza Strip; Israel reserves the right to protect itself and its citizens, not only from shooting but also from smuggling.


We will cooperate with the international community in the efforts to improve the humanitarian situation in the Gaza Strip while simultaneously denying Hamas any legitimacy, as we have done ever since the organization took over Gaza.


Javier Solana, High Representative for the Common Foreign and Security Policy of the EU, and the EU President and Czech Foreign Minister have both stated that the EU will cooperate with Israel to stop the smuggling into the Gaza Strip and will intensify this cooperation.


The ministers also spoke about the need to cooperate with Israel to enable humanitarian aid to pass through the crossings and to ensure that the ceasefire will not be fragile, but will be maintained over time."


Throughout the press conference, FM Livni referred to the fact that Gilad Shalit is still being held captive by Hamas and emphasized that, until Hamas releases the Israeli soldier, the Gaza Strip situation cannot be resolved.




Jana Beris

Ziad Abu Ein es Vice Ministro en la Autoridad Nacional Palestina, a cargo del tema de los presos en cárceles israelíes. Ha dicho meses atrás que debe buscarse un estado binacional judeo árabe y dejar de lado la idea del estado palestino independiente.

Pero ahora, concentra sus esfuerzos en una dura discusión con Hamas.

Este es parte del diálogo mantenido.

P: ¿Qué sabe sobre el comportamiento de Hamas durante la guerra con Israel, respecto de los propios palestinos-tanto de Al Fatah como simplemente civiles?
R: Durante esta guerra Hamas ha asesinado palestinos y colocado gente en arresto domiciliario . Sabemos de 19 palestinos-tengo todos sus nombres- que han sido asesinados y más de 100 a los que se disparó a las piernas. Cientos han sido hostigados por Hamas, arrestados, secuestrados, de todo.

P: Usted ha lanzado una acusación pública al respecto en una rueda de prensa ¿no es así?
R: Exactamente, a través de los estudios de Ramattan.He dado públicamente los nombres de todos los asesinados y he exhortado a la prensa, especialmente a los medios árabes que están trabajando en la Franja de Gaza, que hablen, que vean este tema, que reporten la verdad. El problema es que todos los medios en Gaza tienen miedo y Hamas los amenaza. Hamas usa su poder para matar e intimidar gente y si alguien los critica dicen que están cooperando con el enemigo. Hay problemas entre ellos mismos, gente de adentro que habla en forma oculta, pero Hamas acusa de todos sus problemas a Al Fatah.

P: Hamas dice que ha habido colaboradores con Israel..
R: Hamas cree que tiene derecho a matar a cada persona que no está con ellos. Es la mentalidad de esos grupos religiosos. Los que no pertenecen a su Hermandad, ellos creen que pueden asesinarlo.

P: ¿Ha oído testimonios de civiles palestinos sobre la forma en que Hamas los usó durante la guerra? Ha habido testimonios que en general no salen con nombre y apellido, por temor, de gente que dijo que miembros de Hamas dispararon misiles desde sus casas, que escondieron armas..
R: Si, sin duda. Es exactamente así. No es por accidente. Ellos saben exactamente de dónde tiran. Y le cuento que tanto de civiles comunes como , con especial énfasis, de lugares donde saben que vive gente que trabajaba con el régimen anterior, tanto en seguridad como hasta en la televisión.. Disparan desde allí los misiles porque quieren que los israelíes ataquen en esos sitios. Que esté claro que no estoy justificando en absoluto que Israel mate civiles, pero sí estoy diciendo que Hamas dispara intencionalmente especialmente de zonas donde vive gente de la OLP. Pero que esté claro que no estoy excusando para nada a Israel .

P: Ziad, en un destacado periódico europeo., el italiano Corriere Della Sera, se publicó un informe desde Gaza, de un enviado especial, comentando entre otras cosas que médicos en el hospital Shifa admitieron que Hamas les obligó a exagerar los informes sobre la cantidad de muertos y heridos durante la guerra...
R: Yo espero que la cantidad sea la menor posible, porque es sangre palestina.

P: Eso está claro..La pregunta es si cree que Hamas puede haber hecho eso....En ese diario el cronista cuenta que aunque los palestinos decían todo el tiempo que los hospitales están abarrotados, él vio una situación totalmente diferente..
R: Esto fue una guerra y puede ser que hayan hecho propaganda, claro, pero sobre eso no puedo decir nada porque no tengo el número real de los muertos o heridos. Recordemos que nosotros no estamos controlando ahora la Franja de Gaza.

P: Usted tiene amigos y familiares en Gaza, conoce gente allí. ¿Qué dicen sobre esta guerra?
R: Claro que acusan a Israel por los muertos, pero mucha gente también acusa a Hamas y dice que hubo una razón para todo esto. Se preguntan por qué estalló esta guerra y dicen que fue resultado de todos los misiles disparados por Hamas contra Israel. Se preguntan para qué esa lucha, acusan a Hamas por los resultados. Claro que acusan también a Israel, pero también a Hamas, preguntando por qué tenía que hacer todo lo que hizo.

P: Hamas dice que los misiles eran contra el bloqueo, "contra las fronteras cerradas"..
R: ¡ Pero no es verdad.¡ Las fronteras estaban abiertas! Estaban abiertas en el 2006, en el 2007. Pero ellos hicieron el golpe. Israel no cerró el pasaje de Rafah en la frontera ni tampoco Egipto. Fue Hamas que lo cerró porque quiso imponer allí su presencia . Fue Hamas que cerró la frontera porque no querían reconocer los acuerdos que las partes habían firmado. No quieren que otros estén allí y así lo que pasa es que toda la población de Gaza es rehén de Hamas.

P: Lo que usted comentaba antes sobre cómo la población de Gaza-o parte de ella- ve también responsabilidad por la situación en Hamas ¿lo dice en base a lecturas en la prensa palestina, a cosas que le hayan contado palestinos de la Franja?
R: Yo he recibido cientos de llamadas telefónicas de la Franja de Gaza, de gente que está en distintos ámbitos, gente que sabe la realidad de lo que sucede en el terreno. Pero el problema es que si alguno de ellos habla con las televisoras árabes que transmiten desde Gaza , si critican en algo a Hamas por televisión y los culpan de algo , Hamas va enseguida a arrestarlos y castigarlos.

P: Por eso no salen las acusaciones en los medios en forma abierta...
R: Por supuesto. Mucha gente me llama porque sabe que estoy en el liderazgo de Al Fatah. En más de una oportunidad pregunté a esa gente si puedo mencionar su nombre o dar su teléfono a periodistas, para que puedan contar la verdad sobre lo que está pasando en la Franja de Gaza. Pero todos tienen miedo. Hamas ha asesinado a mucha gente .

P: Ziad ¿no puede ser que usted me esté diciendo todo ésto porque es de Al Fatah? Está claro que hay una gran enemistad y hostilidad entre ustedes y Hamas...
R: Entiendo lo que me dice, pero no es esa la razón. Yo puedo dar cientos de teléfonos de gente que vive en Gaza y piensa todo lo que yo estoy diciendo. Si hay libertad de prensa, que vayan a entrevistarlos allí, que digan la verdad. Pero no se puede. Cualquiera de Hamas va a venir a matar a quienes los critican y revelan la verdad.



Faren Khan - oriental klezmer- plays Rattle Snake Shake

Mordechai Ben David (MBD) - Shema Ysrael

Most of the spanish Jews or lost tribs of Israel ended in the Americas.That is reason the Spanish Inquisition was working hard to bring the Jews back to the old world,But they fail!The GOD almighty has set us free and free indeed.
.הכי מרגש שיש ביו טיוב

Bob Dylan Amigo!

A vitória de Israel causa danos psicológicos a Meshaal

Segundo o jornal tendencialmente pró-arabista - Público Wed, Jan 21, 2009 at 9:24 PM

Dá voz ao Morto-vivo Meshaal do Hamas
Não deixa de ser trágico e cómico à vez a desfaçatez do K. Meshaal. 

Nós ajudamos o Público a construir a verdade, dado o seu fervor de jornalismo de paróquia no que aos árabes diz respeito.
1. A verdade:
O ministro da Defesa israelita, Ehud Barak, declarou vitória no conflito, depois das forças israelitas terem completado a sua retirada.
"Ganhámos em grande", disse Barak ao canal israelita Channel 2. "O Hamas confrontou-se com um golpe que nunca imaginou e ficará agora quieto durante muito tempo".

2. A Fantasia com muito sangue e ódio à mistura:
Agora as reacções do Morto-Vivo Meshaal:
"O líder político do Hamas exilado na capital síria, Damasco, Khaled Meshaal, reclamou hoje a vitória no recente conflito armado na Faixa de Gaza e disse que o triunfo foi um "ponto de viragem" na batalha contra Israel.
O Hamas, que controla a Faixa de Gaza desde o Verão de 2007, declarou um cessar-fogo depois de Israel ter posto fim à sua ofensiva de três semanas.

O Hamas tinha já levado a cabo diversas marchas de vitória um pouco por toda a Faixa de Gaza, alegando ter parado Israel de alcançar os seus objectivos".[ Só pode ser teatro absurdo]

"A Faixa de Gaza alcançou uma vitória. O inimigo falhou e a resistência, em conjunto com a nossa nação e com o nosso povo, alcançou uma vitória", disse Meshaal num discurso transmitido por uma estação por satélite árabe.

Meshaal acrescentou que o Hamas resistiu aos ataques de Israel, apesar da sua superioridade militar, indica a BBC.[Sabemos que a resistência foi de escudos humanos palestinianos e estações de tv ocidentais e árabes]

"Esta é a primeira guerra que ganhamos, a primeira guerra real e em larga escala. É por isso que a batalha em Gaza é o verdadeiro ponto de viragem na luta contra o inimigo sionista", disse.

"Mas ainda temos duas importantes batalhas à nossa frente. A batalha para quebrar o cerco e a batalha para reabrir as fronteiras, particularmente a passagem de Rafah". [Quem não ganhou nenhuma decerto que espera perder as outras pelas melhores razões: um pouco de Prozac para o Meshaal]

Meshaal acrescentou que a "libertação da Palestina" já não era "apenas um sonho". [Têm o mar e o Egipto a conquistar, quanto ao resto, fica-lhes bem, aos terroristas do Hamas a paz dos cemitérios e que Alá os leve bem depressa]

"É agora uma realidade que podemos ver, estamos perto de perceber isso, com a graça de Alá", disse [ Mudou de óculos mas não de graduação]
[Falta acrescentar que os Senhores Boaventura de Sousa Santos da Universidade de Coimbra (o tal do Requiem, na Revista Visão, lembram-se?] e outros fazedores de opinião arabófilos, melhor, hamasófilos, diriam a mesmíssima coisa que o Meshaal e por isso o seu reforço permanente na ideia da "proporcionalidade". Estaria aqui subsumido o medo que o Meshaal não fosse mais que uma recordação e oferenda das IDF para Alá. Estará para breve, cremos, a oferenda].

Andre Moshe-Prera
Presidente Or Ahayim

O exemplo de Magali Wabe

Omri Sharon

2008-03-18 06:17:00
Treinta parlamentarios buscan sacar de prisón a hijo de Sharon
Varios parlamentarios firmaron un pedido para ser entregado al Presidente Shimón Peres para que el hijo del ex Primer Ministro Ariel Sharon, Omri sea perdonado y liberado de prisión. Omri Sharon cumple seis meses de prisión por haber violado la ley que prohíbe conseguir más financiación de lo permitido para la campaña política de su padre en las elecciones del Likud. Entre los parlamentarios que aducen que Omri debe ser liberado “para ocuparse de su padre” que está en coma desde el 4 de Enero del 2006 están, el Vice Ministro del Exterior Magali Wabe y parlamenarios de Shas e Israel Beiteinu.

2008-03-18 05:57:00
La advertencia cumplida
Este panfleto apareció pocos días antes de la implementación del plan de desconexión del Primer Ministro Ariel Sharon en la que fueron expulsados de sus hogares casi 10.000 judíos y sus viviendas fueron destruidas en más de 20 asentamientos en Agosto del 2005. Ver nota completa de aquí

2008-03-18 05:46:00
Video sobre niño de Sderot que le fue amputada una pierna
En el video a continuación podemos ver a Osher Tuito, el niño de Sderot que fue herido gravemente y perdió una pierna en un ataque de Kassam hace algunas semanas en la cama del Hospital donde se está recuperando. El hermano de Osher también resultó herido aunque levemente. La familia habría decidido dejar Sderot. Ver nota completa de aquí

2008-03-17 22:47:00
Reclamo de Justicia, en el aniversario del atentado a la embajada de Israel en Argentina
Representantes de los gobiernos de Argentina e Israel recordarán hoy en un homenaje a las víctimas del atentado que, en 1992, destruyó la embajada israelí en Buenos Aires, en el que murieron 29 personas y otras 242 resultaron heridas. El encuentro se realizará en el marco del 16o. aniversario del atentado, cuya investigación aún no ha concluido. El embajador de Israel en Buenos Aires, Rafael Eldad, encabezará hoy el acto central de recordación de las víctimas del atentado. La conmemoración se realizará a partir de las 14.45 locales en la plaza Estado de Israel, ubicada en la calle Arroyo al 900 de la ciudad de Buenos Aires, donde funcionó la sede diplomática israelí hasta su destrucción por el atentado. Eldad reconoció en declaraciones radiales los “esfuerzos y gestos” de parte de los gobiernos de Cristina Fernández y de su predecesor, Néstor Kirchner. “Le hemos expresado muchas veces que en los últimos años se perciben claramente esfuerzos, gestos y avances en estas causas. Se percibe una buena voluntad de llegar a avanzar en esta investigación. No es fácil, pero hay que seguir, redoblar esfuerzos, y espero que podamos ver resultados concretos muy pronto”, indicó el Embajador. También participarán en el homenaje el ministro de Seguridad Interior israelí, Avi Dichter, y el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández. Adnmundo

2008-03-17 22:39:00
Merkel en Israel: Los Kassam y los asentamientos son los escollos de la paz
La Canciller alemana Angela Merkel que visita el país por tres días dijo hoy durante una conferencia de prensa conjunta con el Primer Ministro Olmert que los disparos de Kassam por parte de los palestinos y los asentamienos judíos son escollos para llegar a la paz. La líder alemana está en Israel junto a todo su gobierno en muestra de apoyo por el 60 aniversario del Estado de Israel. Merkel visitó hoy Yad Vashem, el Museo del Holocausto junto al Primer Ministro Olmert y por la mañana llegó al cementerio del Kibbutz donde está enterrado el primer líder del Estado de Israel David Ben Gurion.

Gaza City não é Sarajevo

El escritor francés, Bernard-Henri Lévy, colaborador de EL MUNDO, viaja hasta Oriente Próximo para contemplar y contar, de primera mano, lo que está aconteciendo en Israel y la Franja. Durante su periplo, el filósofo se entrevista en exclusiva con el jefe del Shin Bet, recorre los suburbios de Gaza empotrado en una unidad de élite del Golán, o recibe la confidencia del primer ministro israelí, Ehud Olmert, de que ha hecho una interesante oferta de paz al presidente de la Autoridad Palestina, Abú Mazen.

Por Bernard-Henri Levy
Yovan Diskin es el jefe del Shin Bet, la mítica y temida Agencia de Seguridad Interior de Israel. Que yo sepa, nunca ha hablado.En cualquier caso, no desde que comenzó esta guerra. Tiene unos 40 años. Es alto y fuerte. Enorme. Con un aire militar desmentido por sus vaqueros, sus deportivas y su camiseta. Me recibe, muy de mañana, en su despacho, situado en el norte de Tel Aviv. Una oficina que, con sus troneras, parece una fortaleza. ¿Todo esto es por Sderot?, comienzo preguntándole. ¿Este diluvio de fuego, de víctimas, tiene como objetivo detener el lanzamiento de cohetes Qassam que caen sobre Sderot, sobre otras ciudades y sobre los kibutz del sur del país?
«Sí, claro», me contesta, con convicción. «No hay Estado alguno en el mundo capaz de asistir impasible a la lluvia diaria de misiles sobre las cabezas de sus ciudadanos».
Al responderle que ya lo sé, se detiene.
Al decirle que, cada vez que llego a Israel, voy a Sderot por principio y por solidaridad, al señalarle también que quizás hubiese otros medios, como la negociación, para evitarlo, alza los hombros de una forma un tanto cómica y, con el tono del que -dado que se lo solicitan- va a entrar en los detalles técnicos, retoma la palabra.
«Es necesario, entonces, que usted entienda quiénes son los de Hamas. Aquí, los conocemos mejor que nadie. A veces, me da la impresión de poder seguir en tiempo real e, incluso, prever sus más mínimas decisiones. Pues bien, desde aquí sabemos tres cosas».
Le traen un café que bebe de un trago. «Su estrategia, que es la de los Hermanos Musulmanes, de los que surgen, tiene como fin la conquista del poder, a largo plazo, en el Líbano, Jordania e Israel».
Asiento con la cabeza. «A continuación, está su alianza con Irán, que puede parecer una alianza contra natura, dados los muchísimos contenciosos pendientes entre los suníes y los chiíes, pero cuyo proceso y evolución conocemos perfectamente».
La fecha: 1993. El escenario: un consejo de ulemas de Siria, Arabia Saudí, Jordania y Gaza. El inspirador: el egipcio El Jardaui, importador a la zona suní de la estrategia chií de los atentados
«Y, por último, lo esencial: esa red de 300 túneles, excavados bajo la frontera egipcia con el consentimiento tácito de [Hosni] Mubarak que, cada vez que nosotros se lo decíamos, juraba que se iba a ocupar del tema, pero, desgraciadamente, no hacía nada, por lo mucho que teme contrariar a sus propios Hermanos Musulmanes».
Se puede sostener -como los pacifistas israelíes- que hubiese bastado con la destrucción de los citados túneles. Se puede estimar -como en mi caso- que, tras haber obtenido ya el resultado de hacerle descubrir al planeta la existencia de los túneles y haber colocado a los egipcios contra la pared, Israel podría detenerse esta guerra y, desde hoy mismo [día 11 de enero], ordenar el alto al fuego. Lo que no se puede ignorar es este hecho, este contexto: que Gaza, una vez evacuada, se convierte no en el embrión del Estado palestino tan esperado, sino en la vanguardia de una guerra contra el Estado judío.
Estoy en Baka El-Garbil, que está cerca de Oum al-Fahim, una de esas ciudades de árabes-israelíes que optaron, en 1948, por permanecer en sus casas y que forman, 60 años después, el 20% de la población de Israel. Este mediodía, toda la ciudad está en la calle. Son unas 15.000 las personas que protestan contra el «genocidio» de Gaza. Hay militantes, con la kefia en forma de damero de Fatah. Otros que agitan su bandera verde de Hamas.Veo incluso, en la cabecera de la manifestación, a jóvenes encapuchados que llaman a gritos, en casa del propio Israel, a la Intifada, a la yihad y al martirio.
«¿Este Israel contra el que vomitáis tanto odio no es vuestro Israel?», le pregunto a uno de ellos. «¿No es el Estado del que sois ciudadanos, al mismo título y con los mismos derechos que los demás?». El chaval me mira como si estuviese viendo a un loco. Y me contesta que Israel es un Estado racista, que le trata como una persona de segunda categoría, le prohíbe ir a la Universidad y a los night-clubs y que, por consiguiente, no puede esperar fidelidad de su parte.
Y, al instante, se va con sus camaradas, dejándome sumido en la perplejidad: bella solidez de una democracia que se las apaña, en tiempos de guerra, con uno de cada cinco ciudadanos al borde de la secesión política y vertiginosa fragilidad de un vínculo social, que está clarísimo que podría ser cortado desde dentro.¿Otro contexto? No. Pero sí la situación de Israel.
«Nada justifica la muerte de un niño», me dice Asaf, de 33 años, dueño de un restaurante de Nueva York y, en sus períodos de reservista, piloto de un helicóptero Cobra. «Nada. Por eso, cuando existe el riesgo, cuando, desde mi cabina, descubro que, al apuntar a un objetivo militar, puedo dar también a civiles, doy media vuelta y regreso a la base». Le planteé a Asaf el reto de probar lo que me estaba diciendo. Y, por eso, estoy aquí, en el Neguev, en la base de Palmachim, sancta sanctorum de la tecnología israelí, donde se prueban sobre todo los misiles antimisiles Arrow.
Vídeos de Asaf a bordo. Grabación de su conversación, del día 3 de enero, con un interlocutor en tierra, al que informa de su decisión de parar la misión, porque el «terrorista» que tiene en el visor va acompañado por un niño. Increíbles películas -veo cuatro- de esos misiles ya lanzados, que el piloto -al ver que aparece en su pantalla un civil o que el jeep al que apunta entra en el garaje de un edificio, a cuyos moradores no se ha avisado, como suele hacerse habitualmente- desvía en plena carrera y hace explotar en un campo.
Está claro, para mí, que no todos los pilotos tienen los mismos escrúpulos. De lo contrario, ¿cómo explicar los demasiado numerosos e inaceptables baños de sangre? Pero que hay Asafs en el Tsahal, que los protocolos piden actuar más bien a la manera de Asaf y que, en definitiva, Asaf no es una excepción sino la regla, es importante decirlo. (Y lo siento por el cliché que pretende reducir el Tsahal a un montón de bestias que se ensañan con mujeres y ancianos).
En casa de Ehud Barak [ex primer ministro israelí y actual titular de Defensa]. Le vi, ayer, en Palmachim, rodeado por sus generales.Y lo vuelvo a ver, hoy, en este salón grande, que parece girar en torno a dos pianos que toca como un consumado especialista.También él evoca el dilema moral al que tiene que enfrentarse su Ejército. Describe los cálculos de Hamas, que -precisamente porque sabe cuál es la forma de funcionar de los israelíes- instala depósitos de armas en un patio de una escuela, en una sala de un hospital o en una mezquita. «Una de dos», me explica en un tono en el que juraría vislumbrar la curiosidad del estratega ante una táctica inédita. «O bien estamos informados y no disparamos y, entonces, ellos ganan. O bien lo ignoramos y disparamos y, entonces, ellos filman a las víctimas, envían las imágenes a las televisiones y ganan también».
Estoy a punto de preguntarle cómo es que el hombre de Camp David, la paloma que ofreció a Arafat, hace nueve años, las llaves de un Estado palestino que aquél rechazó, vive personalmente este dilema. Y también estoy a punto de replicarle que Israel no estaría en este atolladero sin toda la serie de ocasiones fallidas, de pasos en falso y de cegueras de los diversos gobiernos que se sucedieron en el poder. Pero suena el teléfono.
Es Condoleezza Rice, que llama para presionarlo precisamente para que declare muy pronto un alto al fuego. ¿Por qué tan pronto, a su juicio? El ministro-pianista sonríe. Porque, en el plazo de unos 10 días, ese alto al fuego será su obra, la obra de Condy, o la del otro Barack (Obama), que podría birlarle su legacy [legado].
Amos Oz está hundido. El gran escritor, conciencia del país y, especialmente, del bando de la Paz, el autor de Ayúdenos a divorciarnos, con el que me reúno en Jerusalén, en casa de nuestro amigo común, Simon Peres, recuerda cómo el Tsahal tuvo que abordar, hace siete años, el genocidio de Yenín (66 muertos, de ellos, 23 israelíes).Y, después, en la época de la Guerra del Líbano, el drama de Canaán (remake, según algunos, del asalto al gueto de Varsovia).
También hablamos de las terribles armas que estaría utilizando el Tsahal (y cuyo efecto sería tragar el oxígeno alrededor del punto de impacto). Sin embargo, el rumor del día, el caso del edificio, en la zona de Zeitun, al que se habría atraído a cien personas antes de convertirlo en blanco de los disparos, le parece tan insensato que no sabe por dónde cogerlo ni cómo ha podido surgir y propagarse.
Parece que todo comenzó por un vago testimonio recogido por una ONG. Y, después, por unos cuantos periodistas. «Que dejen entrar a la prensa. ¿Cómo desmentir las patrañas, si nosotros no estamos allí?». Y, a continuación, la aldea mediática planetaria que se lanzó a por el caso. «El Tsahal habría... El Tsahal podría...El doctor X confirma que el Tsahal sería el causante de...».¡Ay, el veneno de estos sutiles condicionales, supuestamente prudentes! En dos días, ya no se hablará del rumor de Zeitun.Pero, ¿qué conclusión sacará el mundo? ¿Que era algo absurdo? ¿O que un horror entierra al otro y, mientras tanto, el Tsahal habría subido un escalón más en el escalafón de la abominación y del crimen? Oz, el Camus de Israel. La desinformación o el mito hebreo de Sísifo.
Otro rumor del que, en este caso, yo mismo pude verificar lo infundado que era: el del «bloqueo humanitario». Dejo de lado el caso del Hospital Shiva de Tel Aviv, cuyo director adjunto, Raphi Walden, me explica que el 70% de los pacientes son palestinos.Dejo de lado el caso de las ambulancias atacadas por error por el Tsahal, pero bloqueadas, conscientemente, por el Ministerio de Sanidad de Hamas, que coge a estos civiles como rehenes y no quiere, por nada del mundo, que sean atendidos en el hospital Soroka de Beer Sheba.
La información decisiva la recojo el miércoles, 14 de enero.En la frontera de Keren Shalom, en el extremo sur de la Franja de Gaza, por donde un centenar de camiones pasan, como cada mañana, ante la mirada vigilante de los representantes de las ONG. Harina.Medicinas. Alimentos para bebés. Mantas. Nada ni nadie, ni siquiera el habitual consuelo humanitario, puede atenuar, tanto aquí como en cualquier otra parte, el sufrimiento de las familias que perdieron a uno de los suyos. Pero los hechos son los hechos.
Y el hecho es que son más de 20.000 toneladas las que entraron, desde el comienzo de la operación, con bandera de la UNICEF o del World Food Program [Programa Mundial de Alimentos]. Así me lo dice el coronel Jehuda Weintraub, que fue, en otra etapa anterior de su vida, el autor de una tesis sobre Chrétien de Troyes y que se ha reenganchado, a sus 60 años, en la «coordinación» de la ayuda: «La guerra es siempre horrible, criminal, llena de odio. ¿Por qué añadir mentira a su atrocidad?».
El tono de la protesta sube en París. Jean-Marie Le Pen dice que Gaza es un campo de concentración. Otros, del bando de la izquierda radical, proclaman que no ha habido, desde hace mucho tiempo, peor masacre de musulmanes que la de Gaza. ¿Y los 300.000 habitantes de Darfur, camaradas? ¿Y los 200.000 bosnios? ¿Y las decenas de miles de chechenos que Putin iba a «rematar hasta en las letrinas» y que no os arrancaron ni una sola lágrima?
Al contrario de vosotros -preocupado por ir a verlo-, al menos, entré, el martes 13 de enero, caída la noche, en los suburbios de Gaza City, en el barrio Abasan Al-Jadida, un kilómetro al norte de Jan Younes. Embedded [empotrado] en una unidad de élite del Golán. Sé perfectamente, por haberlo evitado toda la vida, que el punto de vista del embedded no es jamás la buena perspectiva.Y no voy a pretender haber captado, en unas cuantas horas, el espíritu de esta guerra.
Pero, dicho esto, ofrezco mi testimonio. Desgraciadamente, los combatientes de Varsovia no disponían de minas anticarro del tipo de la que acaba de explotar bajo las ruedas del vehículo que pasó 20 minutos antes que el nuestro. Sus agresores no mostraban el cansancio ni el asco profundo por la guerra que muestran el comandante Guidi Kfirel y los cuatro reservistas que nos acompañan.
Y, por último, está claro que puedo equivocarme, pero lo poco, lo poquísimo que veo (edificios sumidos en la oscuridad, pero en pie, huertos abandonados, la calle Jalil al-Wazeer con sus comercios cerrados) habla de una ciudad abatida, transformada en una ratonera, aterrorizada, pero no arrasada en el sentido en el que lo fueron Grozni o algunos barrios de Sarajevo. Y esto es, una vez más, un hecho.
Ehud Olmert [primer ministro israelí], en Jerusalén. Cuenta, con cierta sorna, el baile de mediadores apresurados. Y menciona también el doble juego de Mubarak, al que la comunidad internacional deberá terminar por forzar a que cierre su frontera a los contrabandistas beduinos. Pero, de pronto, cambia de tono. Y, con una voz más queda, como en confidencia, comienza a contarme la última visita de Abú Mazen [presidente de la Autoridad Palestina], hace tres semanas, a esta misma oficina, en el mismo sillón en el que yo me encuentro.
«Le hice una oferta: el 94,5% de Cisjordania, más el 4,5% en forma de intercambio de territorios. Más un túnel, bajo su control, que uniese Cisjordania con Gaza, que equivaldría al 1% restante.Y, por lo que a Jerusalén se refiere, una solución lógica y sencilla: los barrios árabes para él; los barrios judíos para nosotros.Y los Santos Lugares bajo administración conjunta saudí, jornada, israelí, palestina y americana. Abú Mazen me pidió que le dejase el papel en el que había diseñado mi esquema. No lo hice, porque le conozco, y sé que, la próxima vez, habría utilizado mi papel como punto de partida de una contra-negociación. Pero, bueno, la oferta está hecha. Estoy esperando respuesta». ¿Demasiado bonito para ser cierto? ¿Es posible que, hace tan poco, se haya estado tan cerca de la paz?
Abú Mazen no está en Ramala, capital de los palestinos moderados.En su lugar, en un inmueble del centro de la ciudad, me reúno con Mustafa Barguti, presidente de la Iniciativa Nacional Palestina, así como con Mamdouh Aker, médico, autoridad moral y veterano del diálogo palestino-israelí.
Ni uno ni otro creen seriamente en una oferta de paz ofrecida por un primer ministro que está a punto de irse. Ambos hablan con severidad de Abú Mazen, culpable de instaurar un «Estado policial». Y siento que se guardan de no decir nada que parezca ir contra un Hamas del que la calle palestina es solidaria.
Y, sin embargo, reflexionando bien, escuchando al primero contarme su nostalgia del «plan saudí» de coexistencia de los dos estados, al ver al segundo animarse con la sola evocación de su Carta a Isaac Rabin, publicada en 1988 por el Jerusalem Post -porque los periódicos árabes la habían rechazado-, observando, por último, a la vuelta, el aspecto de los chicos y el rostro sin velo de las chicas que hacen cola, a mi lado, para entrar en Jerusalén, en el puesto de control de Kalandiya, me sorprendo creyendo de nuevo en ellos. Aquí están los socios de la paz futura. Una paz a pesar de todo. Una paz por encima de devastaciones y lágrimas.Una paz de la razón, sin vítores ni entusiasmo, pero quizás, precisamente por eso, una paz al alcance de la mano más que nunca.Dos pueblos, dos estados. Una paz seca.
El Mundo - 17.01.09

Wednesday, January 21, 2009

Rabbi Gilad Kariv

Rabbi Gilad Kariv, IMPJ's New Executive Director


The Israel Movement for Progressive Judaism Welcomes its New Executive Director, Rabbi Gilad Kariv, Esq.

The IMPJ would like to introduce its new Executive Director, Rabbi Gilad Kariv. The appointment was officially approved by the IMPJ Board on January 7, 2009 and began on January 15, 2009.
For the last 11 years, he has been an active and committed member in the Israel Movement for Progressive Judaism (IMPJ). During the last four years he served as the Associate Director of the Israel Religious Action Center (IRAC).

He served in the Israeli Defense Forces’ special Talpiot project of the Intelligence Corps. He thereafter graduated from the Faculty of Law at the Hebrew University, earning a combined degree with a BA in Law and Jewish Philosophy. After earning his law degree, he spent a year clerking in the State Attorney's office, at the end of which he successfully passed the Israeli Law Bar exam, earning his license as an attorney. Recently, he earned an LLM in Public and International Law from the Northwestern University School of Law.

While in the Hebrew University, he joined the national staff of the IMPJ and founded the Young Adult Leadership Forum, which he headed for three years. As a representative of the Forum, he served on the Board of the World Union for Progressive Judaism (WUPJ). He thereafter studied in the Israel Rabbinical Program of the Hebrew Union College and was ordained as a Reform Rabbi in 2003.

He first joined the Israel Religious Action Center (IRAC), which is the legal and public policy arm of the IMPJ, as the Director of the Public Policy and Social Action Department, later becoming IRAC’s Associate Director. As IRAC’s Associate Director, he was responsible for guiding the legal and public policy work, as well as the social action activity of the IMPJ.

He is a very active member in the Constitution Committee, which is working on formulating a constitution for the State of Israel. Moreover, he serves as a Board member of the Joint Institute for Jewish Studies, established by the Jewish Agency following the recommendations of the Ne'eman Commission on conversion. In addition, he is a Board member of Hemdat: The Israel Association for the Promotion of Freedom of Science, Religion and Culture. He also represents the IMPJ at the Forum for Social Organizations in Israel.

He has written numerous articles and position papers on Judaism, religion and state, and community empowerment. His articles appear in leading Israeli newspapers and his opinions are frequently quoted in articles on legal issues, public policy, and social action. He lives in Tel Aviv with his wife Noa and their two daughters.

We would like to take this opportunity to thank Iri Kassel, IMPJ’s outgoing Executive Director, for his great contribution to the development and progress of the IMPJ during the last six and a half years. The IMPJ cherishes Iri and sees in him an important leader of the Reform Movement in Israel and worldwide.

Guerra, paz e hipocresía

Guerra, paz e hipocresía

Julio Maria Sanguinetti

 Ex Presidente de la República Oriental del Uruguay



Una vez más, la guerra en la frontera de Israel... Ahora no es en el Norte, como en 2006, cuando Hezbolá, un poder militarizado adentro de un débil Estado libanés, se aburrió de tirar misiles hacia el otro lado y llegó al secuestro y la muerte, obligando, finalmente, a la reacción militar del agredido. Hoy estamos en la frontera Sur, la de Gaza, liberada por Israel en el 2005, cuando se pensó que la paz podía alcanzarse comprándola con tierra y, al igual que en Sur del Líbano, retiró su ejército. En esta ocasión no se trata de Hezbolá sino de Hamas, distintos pero idénticos en el proclamado objetivo de la desaparición de Israel.


En su tiempo, Israel informó, reclamó, denunció. Nadie se molestó. Por supuesto, en el Sur del país se vivía bajo el terror permanente y a cada rato había que esconderse en refugios salvadores. Una vez y otra se advirtió, pero los muertos no eran muchos y eran israelíes, o sea los más poderosos, los aliados de los EE.UU. Y, naturalmente, nadie contestó.


Hasta que un día hubo que detener la agresión, o por lo menos intentarlo, y los mismos que callaban saltaron como resortes a clamar por la paz, a organizar manifestaciones en todas las capitales por los pobres palestinos sitiados en Gaza, que es -se dice- un "campo de concentración israelí".


Lo que no se dice es que si esas fueran las motivaciones israelíes, más sencillo hubiera sido seguir ocupando militarmente Gaza. Lo que no se dice es que la mayoría de esos palestinos viven del trabajo que encuentran en Israel, porque en su territorio, sus enriquecidos correligionarios nunca se propusieron instalar hoteles para turismo o establecimientos que dieran trabajo, expectativas de mejora, creando así -a la vez- el clima de la paz. Merleau Ponty escribió hace años que la capacidad de violencia revolucionaria está en función inversa de lo que se tenga para perder; quien tiene algo, trata de no arriesgarlo, mientras que a quien nada posee todo le da lo mismo. Lo que no se dice es que la mayoría de esos palestinos quiso encontrar un camino pacífico votando una tendencia moderada para su gobierno, pero el Presidente Mahmud Abbas fue acosado y prácticamente depuesto por la mayoría circunstancial del movimiento Hamas, quien parte de la base de exigir la desaparición de Israel.


 Se habla de excesos. De respuestas desproporcionadas. La verdad es que la guerra siempre es un exceso, siempre es una barbaridad, en el estricto sentido de la palabra. ¿Qué es, entonces, una respuesta proporcionada? ¿Tirar 3 mil misiles hacia el otro lado con una eficacia mayor y allí sí matar indiscriminadamente? ¿Cuántos muertos hay que esperar para justificar una reacción?


 Todo esto quienes primero lo saben son los Estados árabes responsables. Lo tiene claro Egipto, que cierra a cal y canto su frontera con Gaza. Lo tienen bien asumido Jordanía y Arabia Saudita, acusados de complicidad o cobardía por los movimientos radicales, que también operan en contra de su institucionalidad, pretendiendo desplazarlos hacia el sendero ciego del fanatismo y la violencia.


 En el fondo, digámoslo con todas las letras, lo sabemos todos. Pero hay quienes creen que sólo se puede posar de "izquierda" si se está contra Israel, porque es el aliado de los EE.UU. en el difícil equilibrio de esa región; que sólo se puede invocar humanismo clamando por una paz que justamente han quebrado quienes aparecen como víctimas circunstanciales de una tormenta que ellos mismos desataron para justificar su propio radicalismo.


 Todos los esfuerzos por la paz, naturalmente, son bienvenidos. Pero ninguno tiene el menor sentido si no es sobre la base de que Hamas deponga su objetivo de la desaparición de Israel. Quien de buena fe actúe, primero que intente arrancarle algún compromiso a quienes cierran toda hipótesis de diálogo. ¿Qué diálogo puede haber si una de las partes proclama la desaparición de la otra?


 En el fondo, la generalidad reconoce, aunque no lo diga, que esta es la misma guerra de hace 60 años, cuando en 1948 las Naciones Unidas crearon dos Estados, uno judío y otro árabe, que entonces no fue aceptado por quienes decían defender la causa palestina. Si en aquel momento, se hubiera creado este Estado, ¡cuánta sangre se habría ahorrado! La circunstancia de fondo permanece: quienes sustentan la desaparición de Israel, al punto de que cuando algún movimiento cambia su parecer para una línea constructiva, de inmediato es jaqueado por otro radical que le aparece a su costado. Así viene ocurriendo desde la OLP y Arafat, que nació como terrorista y murió como dialoguista. Mientras no se cambien los textos en las escuelas y las prédicas en los templos, sembrando el odio contra el pueblo judío, siempre aparecerá alguien más fanático para continuar este largo conflicto, que ha provocado ocho guerras convencionales y por lo menos dos Intifadas.


 Por cierto, los muertos duelen, sean de quien sean. Por supuesto, el ejército israelí, como todos los ejércitos en combate, seguramente comete excesos. Pero no un genocidio








Jana Beris



BBC Mundo


La Fuerza Aérea israelí jugó un rol clave en la  ofensiva militar  contra Hamas en la Franja de Gaza.  BBC Mundo conversó con el Teniente Yaniv (por razones de seguridad no se puede dar su nombre completo), de 23 años, piloto en una escuadrilla de helicópteros de combate Cobra, que participó activamente en el operativo "Plomo fundido".Este es parte del diálogo mantenido.



P: ¿Cómo se preparan en tu escuadrilla para misiones de ataque?

R: La preparación para una misión es muy estricta. Es que la aspiración es a no equivocarse para nada, ya que los combates son en zonas apretadas, y hay riesgo de muerte tanto de nuestras tropas mismas como de los civiles del otro lado. 


P: ¿Cómo combinas lo que explicas sobre ese  extremo cuidado , con lo que ha pasado en el terreno en  Gaza?

R: Debemos recordar ante todo  que este operativo fue lanzado después de ocho años durante los cuales Israel fue atacado diariamente con misiles lanzados desde la Franja de Gaza hacia los civiles del sur. La gente debía vivir siempre pendiente de un escondite a distancia de 15 segundos de corrida, antes de que caiga el misil.  Finalmente el gobierno decidió emprender un operativo para poner fin a esos ataques con misiles.


P: Un operativo en una zona compleja y densamente poblada como Gaza..

R: Así es. El problema es que Hamas usa a los civiles como escudos humanos. Creo que la responsabilidad por todo lo sucedido es de Hamas dado que ataca desde esas zonas habitadas. Tenemos películas que demuestran que disparan desde hospitales, mezquitas, escuelas.. Mi responsabilidad, como piloto, es ante todo proteger a mi país, civiles y soldados, y luego, dañar lo mínimo posible  a los civiles del otro lado, hacer todos los esfuerzos necesarios para que no se vean perjudicados.


P: Pero sí se vieron perjudicados..

R: Es imposible evitarlo totalmente. La guerra  es algo terrible en la que las dos partes pagan un duro precio.  El mejor ejemplo de que hay errores involuntarios  es que en este operativo, la mayor parte de los soldados israelíes  muertos y heridos, fueron alcanzados por fuego de sus propios compañeros. Y a nadie se le ocurrirá por supuesto alegar que se les disparó a propósito.


P: ¿Podrías darme un ejemplo de una medida concreta que aplican para reducir, según tú dices, el riesgo de daño a civiles?

R: Hay algo que llamamos "tocar a la puerta" .Nosotros tenemos información de inteligencia según la cual en determinada casa hay depósitos de armas, municiones, explosivos, misiles, cosas así. El ejército llama a esa casa y avisa que como hay allí todo lo que expliqué, se va a atacar el lugar, exhortando a los civiles a que salgan para que no se arriesguen. Lo increíble es que al hacer ese llamado de advertencia, me ponen a mi o al piloto que venga a  atacar, en peligro, ya que ahora ya no será sorpresa y pueden esperarnos e intentar derribarnos.


P: ¿Te ha pasado que estabas por atacar un blanco determinado y te dijeron que esperes porque la gente está saliendo, para darles tiempo?

R: Si. Pero me ha pasado más que nada que el misil ya fue disparado y se capta de repente movimiento claro de civiles en la zona, por lo cual se corre la marca ya determinada para el misil, se le desvía a un campo abierto , se pierde así el misil y la misión toda, para evitar matar a gente .Y a veces puede pasar que esa misma gente, del patio de su casa, lance luego un cohete en dirección a Israel para intentar matar israelíes. A pesar de eso, la práctica existe.


P: ¿Puedes decir realmente, cuando sabes cómo está Gaza hoy, "hicimos todo lo que pudimos", para evitar daño a civiles?

R: Si. Realmente tratamos de no dañar a no involucrados. Realmente nos esforzamos por minimizar los daños. Con las imágenes no puedo discutir, porque se ve una gran destrucción. Pero como quien luchó desde adentro, puedo asegurar que el esfuerzo fue hecho, que no atacamos blancos civiles sino blancos que servían como depósitos de armas, explosivos, como elementos de guerra. No puedo descartar en absoluto que haya habido algún error, como sucede en la guerra, pero no intencional.


P: ¿Qué pensaste y sentiste , como persona, al ver por la tele las escenas de destrucción en Gaza? 

R: Ya que me preguntas sobre pensamientos, te diré ante todo que cuando estaba en camino a mi misión y sobrevolaba la ciudad de Beer Sheba, donde viven familiares míos que en ese momento estaban en los refugios por temor a los misiles disparados desde Gaza, pensé que iba a hacer algo para ayudarlos.


P: .¿Qué sentiste al comprobar cómo quedaron algunas partes de Gaza?

R: Como ser humano, creo que no hay quien mire las imágenes y no sienta algo difícil.. No quisiera ver muerte y destrucción.  Pero tenemos que proteger a nuestro país, a nuestros civiles, y no tuvimos más remedio que salir a este operativo. Creo que hoy no hay aquí nadie que no quisiera paz y tranquilidad. Pero la situación reinante no lo permite. Están esas duras imágenes de Gaza, y yo veo también las imágenes de los niños de Sderot, que hace ocho años corren permanentemente a los refugios, sin saber si alcanzarán a esconderse antes de que impacte el misil.. Por eso no queremos guerra. Pero mientras haya, debemos luchar. Y espero que al final, lleguemos a la paz.